España : memoria y ley de memoria

El golpe de estado del 18 de junio de 1936 que tuvo lugar en Marruecos puso fin a la Segunda República. Tras 3 años de lucha entre nacionalistas y republicanos, el general Francisco Franco tomó el Lpoder después de la caída de Madrid, el 1 de abril de 1939. A partir de aquella fecha, España no es una democracia sino una dictadura. Los años de posguerra no fueron mejores que los años de guerra civil para los partidarios del bando republicano. Algunos eligieron huir a Francia, donde otro destino les esperaba.

Sin embargo, y con el envejecimiento del dictador, España se abre, poco a poco. En 1973, el « delfín » de Franco, Carrero Blanco fue asesinado por el grupo terrorista ETA. la dictadura vive sus últimas horas. Cuando murió en noviembre de 1975, la transición democrática empieza. No obstante, en 2008, numerosos historiadores y periodistas critican o cuestionan aquella transición pacífica.

 

Una « santa transición », sin sangre ni violencia 

El 22 de noviembre de 1975, Juan Carlos I fue proclamado Rey de España, aunque hubo personas que le desconfían y que temían que Juan Carlos fuera el « heredero » de Franco. No era la meta des nuevo rey que quería abrir la vía a la democracia en vez de instaurar otro régimen dictatorial. Sin embargo, era consciente de que la transición democrática no es una cosa fácil después de casi 40 años de dictadura. El rey no quería ni sangre, ni violencia durante aquella transición. Sabía que mantener la paz era lo esencial, lo importante para los españoles que, sobre todo, no querían vivir otra guerra civil. Afortunadamente para Juan Carlos, no hubo violencia, no hubo depuración como en Francia por ejemplo. Podemos cualificar a la transición española de « Santa » : fue un éxito total, un modelo a nivel internacional, aunque era tabú criticarla. Si comparamos la transición de Francia con la de España, notamos mucho más violencia, sangre y ajustes de cuentas en Francia que del otro lado de los Pirineos.

Uno de los argumentos más importantes estriba en que la paz fue negociada con los ex franquistas al poder. La reconciliación nacional tan deseada por el Rey empezó con la amnesia y la amnistía de los franquistas. Para superar el trauma colectivo que representa la guerra civil, se necesitaba una respuesta colectiva. Para mantener la paz, tener una España « unida », el Rey no debía añadir división a las divisiones que existían ya. Algunos ex franquistas como Manuel Fraga por ejemplo, siguieron ocupando puestos importantes en la gestión de España o en el poder. Fraga siguió dirigiendo Galicia hasta su muerte, en 2011 y nunca fue declarado enemigo de España, como lo fueron los ejecutivos de Vichy, en 1945. Juan Carlos eligió la vía pacífica para el cambio de régimen en 1975. Como lo explica Sophie Baby en su artículo « Sortir de la guerre à retardement », no hubo ruptura en la manera de dirigir España sino que hubo continuidad. Lo diferente es que España era demócrata en 1978, cuando entró en vigor la Constitución. Pero no era suficiente.

Ni suficiente, ni satisfactoria 

El proceso de reconciliación nacional era suficiente en 1978 : la paz fue mantenida y el país se desarrolló democráticamente. En 1982, cuando ganó Felipe González, España terminó su transición democrática. Sin embargo, en los años 2000, algunas personas explicaron que el consenso alrededor de la reconciliación nacional no era suficiente ni satisfactorio para la memoria histórica. En 2002, el Partido Popular de Aznar se negó a condenar el golpe de estado del 18 de julio ni la guerra civil. Para los civiles, eso sonaba como el olvido de los encarcelados, fusilados y desaparecidos de la guerra civil y de los años de posguerra. En 2004, poco después de los terribles atentados de Atocha en Madrid, José Luis Rodriguez Zapatero ganó las elecciones generales. Prometió hacer una ley de memoria histórica, como lo había hecho el Parlament de Catalunya reconociendo el sufrimiento moral y físico de la población. La película de Augustí Villaronga, Pa Negra, ilustra bien la devastación moral que experimentó la población en los años de posguerra. Cuenta la historia de Andreu, un niño de 10 años que quiere demostrar que su padre, Farriol, no mató a su vecino, Dionís. Pero Farriol está republicano, mientras que le alcalde del pueblo pertenece al bando nacionalista. Farriol fue encarcelado y ejecutado, sobre todo por sus ideas políticas.

La Ley de Memoria histórica de Zapatero debía rehabilitar a los encarcelados, fusilados y deportados de la guerra y de la dictadura. Explica, y no fue el único en España que lo hizo, que para escribir nuevas páginas, hay que leer las otras. Periodistas revisionistas como Pío Moa o Cesar Vidal también hicieron que es necesario enfrentar su pasado para construir el presente y el futuro. Nunca se puede imponer el olvido, porque precisamente el olvido está « lleno de memoria », como lo dice el historiador Alfonso Pinilla García. Cuando el olvido es impuesto, la gente tiene ganas de recordar. Pues, si la amnesia y la amnistía fueron necesarias en 1978 para evitar el caos en España e imponer la « reconciliación nacional », notamos que 30 años después de la transición, los españoles necesitan reconocimiento y rehabilitación para superar el trauma colectivo.

A modo de conclusión, podemos decir que la transición democrática fue un éxito a nivel nacional e internacional. Sin embargo, si no hubo sangre ni violencia, no hubo tampoco reconocimiento de los encarcelados u otras víctimas. España tuvo que esperar 30 años para que una ley de memoria histórica fuera adoptada y con ella, el recuerdo y la justicia para los olvidados. Se puede explicar este retraso diciendo que nos es un partido de derecha como el PP que lo hizo. Efectivamente, fue mucho más fácil para el PSOE que para el PP hacerlo como fue mucho más fácil para Jacques Chirac en Francia que para sus precededores reconocer la participación del Estado francés en la deportación de los Judíos.

El tiempo favorece el reconocimiento y la memoria.

 

Chloé LOURENÇO 

Une réflexion sur “España : memoria y ley de memoria

Répondre

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l'aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s